TÉMÁSTÉ
Cosmética basada en el Aloe Vera
InicioCosmética FacialCosmética CorporalPrincipios ActivosDistribuidoresContacte con nosotros
Crema Facial Reparadora (50 ml)
Crema Facial Regeneradora 24 horas (50 ml)
Crema Facial Antiarrugas (50 ml)
Crema Facial Hidratante (50 ml)
Contorno de Ojos (30 ml)
Serum Corrector Líneas Expresión (30 ml)
Aceite Rosa Mosqueta (30 ml)
Crema Facial Antiarrugas para Hombre (100 ml)
After Shave para Hombre (100 ml)
Gel Puro Aloe Vera (200 ml)
Crema Facial Antiarrugas (50 ml)



Con aloe vera, caléndula, rosa mosqueta, soja, manteca de karité, retinol de origen vegetal y factor de protección solar 15.

Para el tratamiento de las pieles a partir de los 30 años. 




DESCRIPCION


La crema antiarrugas enriquecida con aloe vera, soja, rosa mosqueta, manteca de karité, caléndula y retinol de origen vegetal reafirma la piel de cara y cuello, matizando las arrugas y previniendo la aparición de otras nuevas, activando las fibras de elastina y colágeno.


La combinación de esta crema con el serum corrector de líneas de expresión y el contorno de ojos resulta un completo tratamiento antiarrugas muy útil a partir de los 30 años.


MODO DE EMPLEO

Aplicar a diario, las veces que se desee, sobre la piel limpia y seca del rostro y del cuello, efectuando un ligero masaje hasta su total absorción.


PRINCIPIOS ACTIVOS

Aloe Vera (Aloe Barbadensis) 


El aloe vera es una planta originaria de África y muy común en la zona central y sur de América, así como en las Islas Canarias. E
s rico en vitaminas, minerales, polisacáridos, aminoácidos, ácidos grasos y enzimas. 

Se trata de una planta muy apreciada y usada desde hace milenios, especialmente para problemas dermatológicos, por sus reconocidas propiedades cicatrizantes, astringentes, coagulantes, hidratantes, desinfectantes, antiinflamatorias, emolientes, calmantes y regeneradoras. 



Rosa mosqueta (Rosa Canina)

La rosa mosqueta es una planta silvestre propia de climas lluviosos y fríos, siendo especialmente apreciada la que crece en la zona de los Andes chilenos. 

De las semillas de su fruto se extrae un aceite rico en vitamina C, así como en ácidos grasos (omega-6), ácido linoleico, linolénico y tretinoína, elementos idóneos para el crecimiento celular y la regeneración de los tejidos.

La rosa mosqueta está especialmente indicada para atenuar manchas solares y líneas de expresión, también en tratamientos antiarrugas, reducción de cicatrices (quirúrgicas, producidas por el acné,…) y estrías, hidratación de pieles envejecidas o muy secas, eczemas y dermatitis atópica.


Caléndula (Calendula Officinalis)
 


La caléndula es una planta originaria de México donde ya los aztecas le atribuyeron propiedades medicinales. Actualmente también es muy común en toda la cuenca mediterránea. 


Entre sus principios activos se encuentran triterpenos, flavonoides, polisacáridos, así como ácido acetilsalicílico, destacando así por sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas, astringentes, fungicidas, emolientes, antisépticas y cicatrizantes. 


Su uso resulta adecuado para picaduras de insectos, acné, grietas, irritaciones cutáneas, pieles secas y sensibles.  



Soja (
Glycine Max)


La soja es una planta originaria de extremo oriente y conocida desde hace milenios, aunque su uso en cosmética se remonta a finales del siglo XX. Es un eficaz aliado contra el envejecimiento cutáneo.


Las semillas de la soja acumulan un alto valor nutricional gracias a su contenido rico en proteínas y ácidos grasos esenciales. Contiene así mismo un tipo particular de fitoestrógenos, las isoflavonas, además de vitaminas (A, B, D y E) y minerales (P, Zn, Na y K).


Esta planta actúa como un potente antivírico, fungicida, bactericida y antioxidante, reforzando el tejido celular y proporcionándole a la vez una mayor flexibilidad.



Manteca de Karité (Butyrospermum Parkii)

La manteca de karité es extraída por maceración o ebullición y triturado del fruto del árbol Karité (Vitellaria Paradoxa). Se produce principalmente en las sabanas de África central y occidental. Durante mucho tiempo fue el único cosmético usado por las mujeres de la zona.


Destaca por su alto contenido en ácidos grasos: palmítico, esteárico, oleico, linolénico y linoleico. Rica especialmente en vitamina F (esencial para la membrana celular), es muy apreciada por sus cualidades nutritivas, hidratantes y emolientes.


La manteca de karité evita la descamación de la piel, a la vez que le devuelve la elasticidad, repara las grietas. También es muy útil contra la dermatitis atópica y los ezcemas.